Perros de Asistencia MX, Blog - Sí a la ley general de perros de asistencia en Mexico

Perrosdeasistencia.org

Perros de Asistencia MX, Blog -

Menu principal

 

 

 

"Sí a la ley general de perros de asistencia en México"

Hola amigos:

 

Praia, Siona, Fern y muchos lazarillos que trabajamos en México, tenemos la noble labor de ser los ojos de quienes no ven. Tal vez nos han visto guiando por las grandes ciudades, pues nos hemos preparado bajo un disciplinado entrenamiento en una excelente escuela de perros guía al Norte de Estados Unidos, la cual invierte en cada uno de nosotros, además del amor, tiempo, esfuerzo y profesionalismo, la cantidad aproximada de 30 mil dólares. Quizá no lo saben, pero nuestras vidas, al igual que la de otros guías, desde que nacemos hasta que nos jubilamos, está llena de tristes separaciones, así como de maravillosas y dolorosas experiencias. Primero, nos separan de nuestras mamitas para darnos a las familias que nos van a educar por varios meses, y cuando nos hemos enternecido con las familias, viene la segunda separación porque nos llevan a las escuelas de entrenamiento. Allí, transcurren meses de intenso aprendizaje, durante los cuales nos encariñamos con el entrenador, a quien admiramos por su humanitaria y desinteresada labor, ojalá esta sociedad aprendiera de su entrega y profesionalismo al trabajar por y para los ciegos. Concluida la instrucción, llega la tercera separación, ya que para graduarnos debemos entrenar casi 20 días con el usuario que nos toca en destino. Poniendo en práctica todo lo aprendido para ser los ojos que anhelan los ciegos, dando luz a su camino, sincronizando nuestros pasos y movimientos hasta lograr ser como uno solo. Al graduarnos, le decimos adiós al instructor, iniciando una nueva vida junto a nuestro usuario, afrontando un difícil proceso de adaptacio´n, pues la mayoría de nosotros viajamos a otros países y nos establecemos en regiones muy distintas de aquellas en las que estamos acostumbrados a vivir y trabajar.

 

Ciudades inaccesibles como las de México, donde todos los días nos enfrentamos con aglomeraciones y no solamente con barreras arquitectónicas, pues el urbanismo no se detuvo a pensar en las personas con discapacidad, sino también con obstáculos realmente infranqueables como son las barreras mentales:
Una tienda de autoservicio donde nos niegan la entrada, la puerta de un hotel que nos da en la nariz, un taxista que se niega a darnos servicio porque tiramos pelo, un microbusero que se niega a llevarnos porque "estorbamos", un anfitrión de restaurante porque resultamos antihigiénicos a sus ojos, una línea de autobuses foráneos porque simplemente no quiere subirnos. Y ahí, solos ante la cerrazón del mundo, sin poder emitir un aullido de tristeza, con la rabia por la impotencia de no poder hacer más, no ha habido quien nos proteja y abogue por nuestro derecho a vivir en sociedad. Queremos el reconocimiento a nuestra noble labor, pues nunca dejamos de trabajar, llueva, haga frío, calor, estemos cansados o no, o nos sintamos mal. Sabemos de nuestra responsabilidad . No somos mascotas: guíamos concentrados, esquivando, indicando y localizando algún obstáculo. TENEMOS PRESENTE QUE Cualquier distracción puede ser fatal para nuestro amado usuario. Primera súplica y dato a difundir: Cuando vean trabajando a un perro guía no lo distraigan, ni siquiera con la buena intención de acariciarlo. Decálogo del comportamiento ciudadano ante la presencia de un perro de asistencia

 

Llama nuestra atención como la gente nos mira con curiosidad, recelo, temor, admiración y otros sentimientos que los usuarios no miran, pero nosotros sí. Aunque algunos insisten en que los perros únicamente podemos ver en blanco y negro —¡ilusos!—, les aseguramos que vemos el blanco de la bondad, el verde de la esperanza, el azul de la solidaridad y el negro de la maldad. Que "tiramos pelo", ¡claro! Aunque nos cepillen todos los días vamos dejando pelo a nuestro paso; nada que sea imposible de quitar rápidamente. Sacudir el pelo es más fácil que evitar la intolerancia, la corrupción, la injusticia y la desigualdad. Hay quienes en lugar de soltar pelo van tirando energías negativas como el agandalle, la maldad, la envidia, la frustración y la hipocresía. Que "olemos a perro" dicen… ¡por supuesto! ¡No podemos oler a gato! Nosotros nos preguntamos si la gente tiene idea de a lo que huele. No, ¿verdad? Estos son algunos de los motivos de nuestra indignación. Justo ahora rastreamos y perseguimos un objetivo: impulsar y difundir lo importante que resulta para México, al igual que otros países del mundo, cuente con una ley general DE Perros de Asistencia, en donde se respeten nuestros derechos, una ley que nos permita acceder libremente a todo espacio público y privado de uso público.

 

Urge una ley que registre la cantidad de perros que actualmente trabajamos en México. Aún cuando somos el país en toda latinoamerica con el mayor número de perros de asistencia (entre los que se clasifican los guía), paradójicamente, no contamos oficialmente con cifras confiables y precisas de los usuarios y de sus perros. No hay una institución interesada en registrarnos y llevar nuestras estadísticas. A pesar de este vacío legal, ahí estamos, existimos y por eso hacemos un llamado a la sensibilidad de la sociedad, de empresarios y políticos, entre ellos los legisladores mexicanos, a impulsar la "Ley General de Perros de Asistencia en México".
A lo largo de los años, muchos lazarillos se han jubilado, significando en diversas ocasiones, la cuarta separación, por lo que nos gustaría que nuestros congéneres de ahora y los que vienen detrás, vivan una vida más digna y puedan disfrutar de la libertad que emana de la tolerancia. Es nuestro deseo que para los futuros perros de asistencia se respeten los derechos de sus usuarios, que se erradiquen para siempre las palabras: "No puedes entrar", así como "No puedes subir" o el famoso: "Tú sí, pero el perro no". Basta ya de la inaccesibilidad e intolerancia. Recordemos que el vínculo entre humano y perro ha sido único e inquebrantable desde tiempos inmemorables; hemos aprendido a convivir juntos. Recuerden, amigos, que los perros somos los únicos seres del Universo capaces de querer a los demás incluso más que a nosotros mismos. Busquemos formar parte de una cultura más incluyente, avanzada y a la vanguardia; demostremos que somos un país que está listo para integrarse al primer mundo en materia de legislación de los derechos de los perros de asistencia.

 

Así que no nos rechacen, dense la oportunidad de convivir con nosotros, de comprobar que somos educados, tranquilos, nobles, limpios y cariñosos. Pues así nos comportamos siempre en trenes, aviones, hoteles, tiendas, restaurantes, Metro, etc. Quisiéramos que la discriminación y el rechazo sean una pesadilla del México del siglo XX. Basta ya de impedir el avance en el cumplimiento de los derechos humanos y de los animales.

 

¡Apoya la ley del perro de asistencia!.
Fern, una leader dog ya fallecida.
Praia, primera Leader Dog en toda latinoamerica destinada para un sordociego.
Siona, de la Fundación ONCE del perro guía, (España).

 

Usuarios de Perros guía:
Maestra Mª Concepción Hernández Gaytán.
José Iván Caballero Cácéres.
Juan Carlos Martín Martín.

 

Síguenos
Página de Facebook Derechos para los perros de asistencia en México Cuenta de Twitter de Perros de Asistencia MX Canal de YouTube de perros de asistencia MX

 

Compartir en WhatsApp
Twittear